»English | »Castellano
[Hipatia]

Hipatia - Conocimiento libre en acción para la gente en todo el mundo

Carta abierta de Hipatia a los Gobiernos, Movimientos Sociales y Ciudadanos del Mundo

»»leer mas

Hipatia escribe al WSF por su política de información

»»leer mas

Hipatia apoya esta declacarión a wipo para que cambie su nombre y misión. hipatia te invita a unirte.

»»leer mas

Noticias Hipatia

»»Leer mas

De la Galerlía

img_2086

img_2086

»»Leer mas



Friends

UTUTO
UNASUR

Translations: catalá, deutsch, english, español, francais, italiano, 한국어 - 공개문, portugues,po-russkii

Manifiesto de Hipatia

Conocimiento libre, en acción para los pueblos del mundo.

Proponemos la creación de una organización mundial, popular y democrática para promover la adopción de políticas públicas, junto a conductas humanas y sociales que favorezcan la libre disponibilidad, sustentabilidad y socialización de la tecnología y el conocimiento, su uso solidario y la viabilidad del modelo económico y social que la construya en términos de igualdad e inclusión de todos los seres humanos y los pueblos del mundo.

SOFTWARE LIBRE, camino hacia un conocimiento:

OTRO MUNDO ES POSIBLE

I - Marco de Referencia

Tierra, agua, aire y fuego, eran los elementos del mundo clásico. Luego de Einstein comprendemos el mundo interpretándolo según dos marcos de análisis y síntesis: el del conjunto materia - energía y el de la información.

Los últimos siglos se caracterizaron por un incremento del dominio de la materia y la energía. Junto con la capitalización, apropiación, disfrute y control por parte de una minoría, de los conocimientos y tecnologías involucradas. Lo que determinó en gran parte las estructuras sociales y económicas creadas, que sustentaron los cambios. Las diferencias de clases, los distintos niveles de vida y los conflictos crearon diversidad y la oportunidad de satisfacer proyectos, deseos, y necesidades especiales. El capitalismo moderno es consecuencia y a la vez motor del desarrollo tecnológico.

Desde hace unas décadas la innovación tecnológica, y consecuentemente uno de los frentes principales de acumulación de capital, se produce en las denominadas tecnologías de la información.

El manejo económico y las formas de apropiación de los recursos generados determinará en gran parte los esquemas futuros de organización de las sociedades humanas.

Hoy, como nunca, la tecnología y su base de sustento material e intelectual, está en condiciones de alterar y redefinir al ser humano y sus sociedades.

Conceptos como ``brecha digital'' intentan mostrar la preocupación creciente por la forma en que estos cambios impactarán en los sectores más humildes de la humanidad creando no sólo nuevos analfabetos sino seres humanos a medida de sus posibilidades, diferentes según su poder económico.

II - Lo que se viene

La vida surgida en los remolinos de los flujos de energía, ha ido haciéndose más compleja; disminuyendo localmente su entropía; ``progresando'' mediante la selección natural; madurando; incluyéndose en sus modelos de representación al obtener conciencia de su realidad; y preparándose para ``mejorarse'' en función de sus objetivos emergentes.

La genética y la biotecnología cambiarán lo que somos como personas, modificando nuestra biología, para hacernos más fuertes, más inteligentes, permitirnos elegir cómo serán nuestros hijos/as, alterando el rol de los sexos, el concepto de reproducción humana y otras cuestiones que apenas entrevemos en este momento.

En la ``era de la información'', las telecomunicaciones y la informática permitirán construir redes de comunicación hoy inimaginables. La interconexión de celulares y computadoras a nuestro tejido neuronal permitirá cosas que antes creíamos ilusiones: telepatía y telekinesis, por ejemplo. Interfaces humanas cerebrales con computadoras, artefactos de todo tipo, videocámaras, y otras serán naturales. Sólo nuestra limitada imaginación nos impide ver hasta dónde podremos llegar.

La creciente capacidad de comunicación, sólo insinuada por Internet, permitirá que en un futuro la humanidad evolucione hacia meta-organismos que inter-conecten humanos. Una entelequia de complejidad mayor a todo lo que conocemos. Uno o varios seres yuxtapuestos de los que apenas seremos células.

El teléfono permitió comunicaciones bidireccionales entre dos puntos de una red; un modelo de comunicaciones entre pares. La televisión y la radio permitieron comunicaciones unidireccionales de un punto hacia todos los otros puntos de la red; un modelo unidireccional desde el centro; uno genera, todos leen. Internet permite comunicaciones de todos con todos en forma horizonal y transparente. La computadora personal se transforma en un centro de comunicaciones que superpone las capacidades del telefono y la televisión a las de procesamiento. Cada modelo plantea un esquema de participación y organización institucional y humana diferente. Internet no tiene centro, ni control, su única organización central que define protocoles, se elige democraticamente, cada nodo administra sus enlaces.

Los cambios y avances en la productividad de las oficinas, la reingeniería junto con otros esquemas administrativos, la maquinización del trabajo intelectual, junto con la destrucción de unos empleos y la creación de otros, son sólo aspectos de las transformaciones en marcha que son parte de la ``Sociedad de la Información''.

La necesidad de curar y la posibilidad cierta de aportar mejoras en la calidad de vida a los discapacitados, entre otros, impulsan el soporte público al desarrollo de estas tecnologías. El afán de lucro moviliza enormes fondos de inversión en nuevos emprendimientos.

El impacto que estas dos tecnologías, entre otras emergentes, producirán sobre la acumulación de capital, la distribución de las riquezas, y conceptos como la libertad, la igualdad, y la democracia, serán profundos. La biotecnología redefinirá al ser humano, la informática junto con las comunicaciones redefiniran nuestas sociedades.

No hacemos un juicio de valor con respecto a estas predicciones, ni nos manifestamos de acuerdo con ellas, simplemente, creemos que ocurrirán.

III - Propiedad Intelectual, un concepto equívoco

El concepto de la propiedad ha sido el centro de las construcciones y luchas económicas y sociales de la humanidad.

Es esencial al capitalismo moderno el control del conocimiento, mediante formas que lo tengan por capital privado, le asignen valor de cambio y lo asimilen conceptual, contable y legalmente bajo la forma de ``propiedad''.

La idea de considerar la existencia de la propiedad no sólo de bienes sino también de ideas, textos, inventos (patentes), canciones, etc. intenta cristalizar un esquema usado para la materia en el ámbito de la información e impacta profundamente en la estructura de las sociedades humanas al permitir un flujo constante de recursos a quienes se las apropien, estableciendo valor y acumulación de capital sobre las mismas. Por otra parte, la legislación sobre derechos de autor, patentes, marcas y otras similares habitualmente se confunde en este termino vago. Aunque estos conceptos representan cosas muy diferentes.

Es razonable que quien realice un aporte al conocimiento humano tenga derechos emergentes de ello. La cuestión planteada es que concepto de propiedad NO es el adecuado, es una bandera de lucha de los que consideran que todo es apropiable.

Por lo que hay que separar los significados y referirse a cada concepto en particular, como derechos de autor, patentamiento, marcas, etc. encontando los régimenes legales adecuados a cada uno, sin que ésto signifique adosarles el concepto de propiedad.

IV - Obras digitalizadas

Hoy estamos en condiciones de codificar digitalmente casi cualquier tipo de información, incluso en tiempo real. Representar nuestro conocimiento, sea cual sea: imagenes, textos, sonidos, etc., por una secuencia de ceros y unos, en lo básico: un archivo, donde cada posición ``pesa'' un bit.

En las eras previas a la digitalización de la información podía tener sentido asignar las estructuras legales de la materia-energía a la información, pues el soporte material de la misma era tan importante para su manipulación que definía las formas de manejo: uso, cambio, y asignación de valor.

La digitalización hace la información ubicua, cambia su carácter y permite su manipulación masiva y específica de formas totalmente diferenciadas de las tradicionales.

La aplicación del concepto de propiedad a elementos codificados digitalmente es totalmente artificial. En primer lugar porque no son elementos contabilizables, pueden copiarse ilimitadamente sin perder su esencia, no hay ninguna diferencia entre el original y la copia. Aún los ejemplares de los libros impresos pueden diferenciarse, ser inventariados, tener un código individual, aunque iguales en contenido constituyen dos cosas materiales perfectamente identificables en su encarnación física y su copia tiene un costo importante. Así como la Mecánica Cuántica encontró reglas estadísticas diferentes para los objetos distinguibles y los indistinguibles (fermiones y bosones), necesitaremos leyes distintas para las creaciones digitales que para los objetos materiales.

Aunque pudiera idearse algún sistema de soporte material que impida realizar copias e identifique cada instancia de un ``archivo'', algo por lo que claman las grandes empresas musicales, esto sería totalmente artificial y alteraría la esencia de comunicaciones libres que caracteriza el espacio virtual digital creado alrededor de Internet. Sería totalmente irracional y anti-económico. Debería impedir el análisis físico de los dispositivos lectores y la codificación de secretos en su software. Hasta ahora todos los intentos realizados han sido crackeados. Es tan contradictorio aplicar un esquema basado en la materia a la información, como imponer una norma sobre la pastura de caballos al diseño de las estaciones de servicio. La digitalización es la técnica que terminará de enterrar la propiedad intelectual y su influencia en el sistema económico actual. Cada nivel de desarrollo tecnológico se sustenta en una superestructura económica, social y legal. En el mundo digital la propiedad intelectual simplemente carece de sentido. Tradicionalmente el desarrollo inducido del conocimiento se gestó en la esfera del poder. Ejércitos o gobiernos lo financiaron, protegieron y promovieron, lo que hoy entenderíamos como el ámbito público. Aunque no siempre circuló libremente, el conocimiento estuvo vinculado al poder del estado. En los últimos años el creciente poder de las corporaciones privadas empezó a apropiarse de la generación del conocimiento. Prevemos que con la digitalización, volverá a ser gestado mediante fondos públicos, principalmente en las Universidades, Fuerzas Armadas. Las obras de arte volverán a ser manejadas por sus creadores y estos podrán por sí distribuirlas.

V - Programas

Quintaesencia de la información, los programas, caso particular de una obra digitalizada, son una clase en sí mismos, pues representan información ``viva'' o activa, instrucciones para ejecutar. Utilizando el sustrato material de la electrónica digital moderna, los programas constituyen un avance más en el camino de la automatización. Así como las máquinas de la revolución industrial impactaron en el trabajo material, las de la revolución informática reemplazan cada vez más trabajo intelectual.

Los programas, como las recetas de cocina, son instrucciones para ejecutar acciones. Los humanos programamos en lenguajes como lisp, c, basic, perl, etc. que entendemos. Un programa (compilador o interprete) traduce estas instrucciones a un lenguaje que entiende el procesador de cada computadora y que no es entible por los humanos. Los programas propietarios no son distribuidos con el lenguaje humano con que fueron escritos el que permanece oculto. Por este motivo pueden contener puertas ocultas y serias fallas sin que podamos ni siquiera enterarnos.

Dado que los programas pueden actuar por sí, mas allá de la intervención humana, una vez instrumentada la base material del universo virtual, -lo que ya está largamente realizado-, pueden tener una existencia y acción independiente de cualquier humano. Si bien sólo ``obedecen instrucciones'', la cuestión de qué hacen con las instrucciones recibidas no es acotable, tal como lo indican los teoremas de Gödel-Turing sobre sistemas complejos.

Los virus informáticos son la más clara encarnación de "formas de vida digitales", aunque por ahora muy primitivas.

Las ideas de algunos escritores -Arthur Clarke, 2001 - Odisea del espacio, por ejemplo- de que el mismo ser humano pueda transferir su alma-mente-programa a otro tipo de máquina no biológica son sólo un ejemplo del potencial de la informática.

VI - La piratería, una palabra para el marketing

Un nuevo fantasma recorre el planeta, los piratas amenazan nuestro estilo de vida, en apariencia más norteamericano que nunca. Estos asquerosos seres han hecho un culto del compartir, si es que hay pecado mayor en una sociedad que idolatra el individualismo y el éxito individual.

El nombre buscado para identificarlos es promisorio: piratas. Estos violadores de discos compactos, asaltantes de disquetes, fotocopiadores, ladrones de videos y canciones destruyen la propiedad que las grandes empresas han sacrificadamente acumulado pagándole un sueldo o mínimo porcentaje a sus creadores.

Como la tecnología los ayuda y promociona ya que las barreras para evitar la libre propagación caen con Internet, es necesario inventar barreras legales para crear una propiedad y valor donde no es posible establecerlos naturalmente.

Cuando no hay leyes, se las inventa raudamente. Solo así se entiende que legisladores del tercer mundo se vean compelidos a aprobar leyes que "instrumenten" esta propiedad artificial convirtiendo a sus pueblos en rehenes de las empresas transnacionales.

La propiedad es un robo, solían decir los anarquistas, y se dedicaban a ``expropiar''. Decimos que la propiedad intelectual es un freno al progreso y nos dedicamos a producir software libre.

Y por favor, no caigamos en la trampa, dejemos la palabra pirata reservada para los asaltantes de barcos, violadores y saqueadores. Quienes usan un programa sin permiso estarán violando una ley perversa, pero no son piratas.

VII - El movimiento por el software libre

La batalla por el control del conocimiento recién comienza. En el ámbito de la biotecnología, las grandes empresas han logrado controlar su desarrollo y en este campo ya está perfilada la evolución futura de las formas de capitalización y distribución de los beneficios. Aquí la batalla está siendo ganada por las empresas. Han logrado hasta patentar seres vivos. Sin embargo es imprescindible en este documento destacar la publicación en forma abierta del genoma humano.

En cuanto a las tecnologías informáticas se ha desatado una ya no tan sorda lucha entre los programadores libres unidos mediante Internet y el bando encarnado por Microsoft, gigante propietario de la mayor parte del software usado en el mundo, en un principio paradigma del modo de vida americano, ahora paradigma de los monopolios.

Se inventan costosas tecnologías, se desarrollan librerías, se demoran avances tecnológicos en microprocesadores para que sigan ejecutando código viejo y así poder reutilizar software precompilado. Lo único que asegura la reusabilidad es el código fuente, pero en el nombre de la creación de valor artificial se consumen innumerables recursos.

La humanidad no necesita reinventar la rueda cada vez que la quiere usar, el sólo hecho de verla nos indica cómo usarla. No hace falta inventar una y otra vez el códigos de los programas. Las buenas ingenieras y los buenos arquitectos copian, adaptan y mejoran las buenas soluciones. Si impedimos que otros puedan ver el código humano originario de los programas, forzamos a todos a repetir los errores y a volver sobre lo mismo.

La batalla dada por los programadores para lograr la reusabilidad de sus programas y obtener reconocimiento individual por su obra; en contra de los intentos de sus empleadores, la industria informática, para cerrar los códigos fuentes e impedir la cooperación humana es una historia épica, liderada por la FSF a partir del trabajo de Richard Stallman. Una lucha en que la humanidad encontró una respuesta inteligente al desafío planteado o encrucijada en la que se encontraba. Su logo, estandarte o referencia más importante es el código GNU. Una comunidad de hackers a lo largo y ancho del planeta, mediante un trabajo titánico de programación, conectados por Internet, a la cual dieron forma, crearon la base informática sobre la cual es posible utilizar las computadoras sin usar software propietario. Esta meritocracia ha sido la principal responsable de propagar los valores de la ética de la cooperación en la profesión informática.

GNU/Linux, realizado por Linus Torvalds, es el primer Sistema Operativo funcional bajo la licencia GPL, - (en castellano)y representa la coronación de años de esfuerzo comunitario.

Las libertades propuestas por la FSF, que definen al software libre tipo GPL, son el fundamento de la lucha inciciada. Enunciadas originariamente por Richard M. Stallman, fijan la posibilidad de acceso a las fuentes de los programas y más importante aún, impiden que otros puedan usar este software para crear derivados que no sean libres.

Varias corrientes de opinión han contribuido a entender y difundir el desarrollo de software libre, destacamos dos:

Existen también diversas posiciones con respecto a las formas de distribucón de software, que han originado diversos modelos de licencias. Tipos de licencias Licencias de la GNU Problemas con otros tipos de licencias

El Movimiento por el Software Libre no usa herramientas de marketing, no aparece en los avisos de TV, ni de radio, ni en las revistas. Usa herramientas comunitarias y la educación, depende de la militancia.

Podríamos decir que la lucha de los movimientos del software libre representa el primer ejemplo de entre los bastos sectores que se movilizan por ``Otro mundo posible'', habitualmente referenciados como movimiento antiglobalización, que tiene éxito en la tarea de ofrecer alternativas reales.

VIII - Nuestra Lucha (misión)

Como en todos los nuevos desarrollos la humanidad debe darse un conjunto de ideas y principios para interpretar y usar las tecnologías de la información. Nuestra tarea es construir consenso y propagar la visión que defendemos.

Estos principios, como todos los que impactan en nuestra vida, están signados por las luchas históricas de la humanidad y cruzados por los deseos individuales de los poderosos de turno contra los esfuerzos del resto de crear una sociedad igualitaria y justa.

Debemos incorporar, en forma conciente, la dimensión política a la lucha. Debemos conquistar la arena pública y trabajar por lograr que las personas y sus organizaciones públicas, en particular el estado, trabajen con información libre. Porque creemos que el Software libre va a ayudar a construir mejores sociedades, reconocemos que su adopción es parte de nuestra lucha por construir otro mundo.

Nos proponemos impulsar el uso y la creación del software libre, hacer que el valor de la supuesta propiedad intelectual de los programas de uso restringido caiga. Para ello crearemos programas libres iguales o mejores, cuyo costo de adquisición sea cercano a cero.

Enseñaremos a nuestros niños a compartir sus programas y sus juegos de computadora. Un niño que desee ser programador querrá ver el interior de los programas que usa, desarmarlos y armarlos de otra forma. No debemos quitarles ese juego, práctica y preparación para su vida.

Más que proponer un modelo de licencia, abogamos por eliminar la necesidad de licencias, modificando la legislación, al declarar como derecho universal los principios contenidos en la GPL. Esta licencia es un inteligente método para ser utilizado en un mundo dominado por enemigos, ahora se trata de cambiar el mundo, usando la base intelectual construida mediante la GPL en el mundo anterior.

Hoy podemos pensar la construcción de una comunidad humana, sin impuesto informático, hiper-conectada con herramientas libres y sin los condicionamientos económicos producidos por la acumulación de un capital mediante el dominio del valor de las obras intelectuales de software.

Es decir que tenemos buenas noticias que trasmitir: la lucha que definirá la base social y económica de la tecnología informática del mundo está siendo ganada por los programadores libres. El modelo de desarrollo de software que E. Raymond, (propulsor del movimiento de fuente abierta) denominó ``Bazar'' en contraposición al ``Catedral'' está funcionando. Estamos poco a poco reemplazando una cultura de importación de licencias en cajitas coloreadas, por otra de contratación de servicios a pequeñas empresas. Una cultura de programadores subempleados en un solo centro global a otra de pequeños empresarios distribuidos en todo el planeta. Pensar y actuar globalmente en la generación de contenidos; pensar y actuar localmente en el uso de estos contenidos y programas.

Es hora que la humanidad toda conozca de qué se trata y tome parte en esta batalla hoy restringida a comunidades virtuales, que va a tener un impacto profundo en la vida de nuestras futuras generaciones. Para triunfar es necesario que los usuarios finales se vuelquen masivamente al uso de software libre. No sólo por ser mejor técnica y económicamente sino por ser mejor socialmente. Existe el riesgo cierto que las costumbres, los intereses de grupos, las cadenas de comercialización, el marketing, y malas o interesadas decisiones estatales, terminen ahogando a mejores productos y a soluciones socialmente adecuadas. Al igual que en los problemas ambientales no siempre las externalidades de la economía son tenidas en cuenta en las decisiones de los mercados. Es necesario acción estatal, militancia y conciencia. Hay varios estados en el mundo, y en particular destacamos los esfuerzos de la Ciudad de Porto Alegre y el estado de Rio Grande do Sul por adaptar sus sistemas de gestión al Software Libre.

Dos modelos confrontan y las acciones de cada uno de nosotros impactarán profundamente en nuestro futuro. Varios futuros son posibles, nuestra militancia producirá uno de ellos.

IX - Hipatia: propuestas y acciones a realizar

Proponemos la creación de Hipatia como ámbito mundial de reflexión, coordinación y acción; espacio progresista de lucha para ayudar a concretar la posibilidad de un mundo mejor.

Esperamos sumar aportes y constituir una corriente política e ideológica dentro del movimiento por el software libre, incorporar al mismo la preocupación por el futuro de los pueblos del planeta.

Nos imponemos como objetivo el que la humanidad disfrute lo que pasamos a enunciar, ya que creemos que todos los seres humanos, y las sociedades que integramos, tenemos derecho a:

  1. conocer íntima y totalmente el funcionamiento de toda la tecnología y la información generada por la humanidad, para su uso en condiciones dignas, como parte inseparable de la misma;

  2. modificar y distribuir nueva tecnología basada en la previa sin otro límite que el primer inciso;

  3. obtener reconocimiento como autor/autora de una obra intelectual y poder definir las formas de distribución de las obras producidas con los límites impuestos en los dos primeros incisos;

  4. obtener copia de toda obra, en su forma digital, cuando ésta exista. Nada impedirá el libre flujo de la información digital, mas allá de los límites o precios que el almacén en que se encontrare cada instancia de la misma pudiera imponer sobre su soporte material, o vínculos de comunicación;

  5. recibir información que permita comprender la tecnología que usamos en términos de la cultura y conocimientos de cada ser humano.

Para garantizar su ejercicio establecemos nuestro compromiso a:

  1. Impulsar el uso del software libre como un medio esencial para otorgar a todos los seres humanos los derechos arriba enunciados;

  2. trabajar para que todo ser humano tenga acceso libre a las tecnologías y conocimientos de la era de la información, propendiendo a garantizar su participación como ciudadano/ciudadana en el mundo del futuro.

Invitamos a todas las personas de buena voluntad a adherir, criticar, mejorar y/o participar, de la forma que mejor les parezca, de la propuesta.

Brasil: Mario Luiz Teza; Argentina: Diego Saravia; Uruguay: Juan Carlos Gentile y Luis González

Café Tortoni, Buenos Aires, noviembre del 2001.

Incluye sugerencias de:

Alejandra García, José María Budassi, y Nidia Morrell.